La tortilla de patatas tiene tantas variedades como personas que la hacen: con y sin cebolla, más o menos cuajada, con más o menos ingredientes etc. Yo creo que lo importante es lo que nos gusta a cada uno, y todas, todas, todas están buenísimas.

En principio hacer una tortilla de patatas es sencillo, aunque tiene sus truquillos.

Los ingredientes son pocos pero tienen que ser buenos: patata rica, si es nueva mejor, huevos de calidad y un buen aceite. La polémica de con o sin cebolla la dejo a vuestra elección.

En honor a mis raices yo la hago con patata gallega y huevos caseros, cuando los consigo.

Otra de las cosas que hago es hacer la patata muy despacio, y cuando empieza a estar hecha la esmago con un tenedor.

Los huevos no hay que batirlos mucho sino mezclarlos un poco antes de añadirles la patata fría.

Y finalmente, para mi gusto, la cuajó muy poco por dentro y la doro bien por fuera.