Consejos para consumir ‘la comida que se lleva’.

 

Recomendamos consumir el producto en 24 horas y guardar en refrigeración.

Las tartas potencian su sabor si las sacamos de la nevera 10 minutos antes de consumirlas.

Consumir en frío:

Ensaladilla Rusa, Ensaladas, Sopas frías.

Consumo en caliente:

Cremas, platos de cuchara y salsas:  calentar a fuego lento, removiendo, y retirar antes de que empiece a hervir.

Quiche y empanada:  precalentar el horno a 150 °C durante 10 minutos y después meter el producto durante 5 minutos.  Nuestra empanada se puede conservar fuera de la nevera y recomendamos consumirla sin calentarla previamente.

Croquetas y Pollo crujiente:  Precalentar el horno a 180 °C durante 10 minutos y después meter el producto hasta conseguir una textura crujiente  2-3 minutos.

Pollo asado:  Precalentar el horno a 150 °C durante 10 minutos y después meter el pollo con la cebolla pero sin salsa.  Mantener dentro del horno hasta que la pieza esté completamente caliente.  Calentar la salsa aparte y rociar el pollo con ella.

Platos de pescado:  Precalentar el horno a 140 °C durante 10 minutos y después meter el producto con guarnición y salsa. 6-7 minutos.

Enfriamos rápidamente nuestras elaboraciones o las mantenemos a una temperatura superior a 65º para evitar contaminaciones.

Aunque nos somos muy fans del microondas, entendemos que es uno de esos aparatos que nos ayudan y nos permiten ganar tiempo, así que os damos tiempos aproximados para calentar la comida de manera óptima.  Nuestros envases son aptos para microondas quitando previamente la tapa.

Máxima potencia 30 seg. : Croquetas

Máxima potencia 1 minuto: Tortilla de Patata, Pollo crujiente.

Máxima potencia 3 minutos: Todos los guisos, Crema, Legumbre, Pescados, Pastas con bechamel o salsa y Arroces.

Deja una respuesta