Cuando terminamos el desarrollo de nuestro negocio, nos encontramos con un tema en el que no somos nada profesionales:  la decoración del local.

Después de darle muchas vueltas, nos pusimos manos a la obra.  Lo  primero que hicimos fue buscar inspiración.  Nuestras fuentes principales fueron las páginas web de locales de venta de comida, Pinterest e Instagram.  Además en cada viaje que hacíamos lo primero que visitábamos eran todos los sitios de comida preparada de donde estábamos.

Durante unos meses estuvimos recopilando ideas y ya teníamos más o menos claro lo que queríamos.  Y ahora venía lo complicado, cómo conseguir plasmarlo.  No sabíamos por donde empezar.  Durante una celebración familiar nos aparecieron nuestros ‘ángeles decoradores’.

Cuando no sabemos hacer algo, nos ponemos en manos más expertas que las nuestras.  Aprendemos y nos dejamos aconsejar.

No sólo tuvieron en consideración nuestras ideas, sino que nos aportaron ideas y soluciones que plasmaban mejor lo que teníamos en la cabeza.  Y lo que es mejor, ejecutaron toda la decoración del local  mientras nosotras ultimábamos los detalles de cocina.

El resultado nos ha gustado tanto que queríamos compartirlo con todos vosotros.  Si nos visitáis en nuestro local, podréis apreciar el ambiente relajado que nos  rodea y lo bonitos que son los detalles decorativos .

Deja una respuesta